Trucos para Limpiar los Cristales

Trucos Limpiar Cristales

Trucos para Limpiar los Cristales y su mantenimiento por más tiempo.

Todas las épocas de año son malas para mantener las cristalerías de nuestra casa o negocio en perfecto estado. En verano se acumula el polvo con facilidad y durante el otoño e invierno, las sucesivas lluvias nos dejan las superficies de las ventanas marcadas a la mínima lluvia que cae del cielo. Es por esto que hoy te traemos un sencillo listado de trucos para que mantengas siempre una perfecta limpieza en tus cristales.

Trucos Básicos para Limpiar los Cristales

La limpieza y pulcritud en las cristaleras marca, sin ninguna duda, la diferencia entre un local donde la dirección se preocupa por mantener un perfecto servicio hacia sus clientes y aquél que despreocupa uno de tantos detalles que puden derivar en una pésima experiencia. Unas marcas de gotas de agua se pueden perdonar a cualquiera si sabemos que ha estado haciendo mal tiempo en los últimos días, pero hay manchas y restos de suciedad en algunos cristales que denotan una total desidia de los propietarios por mantener su establecimiento en buenas condiciones.

En principio, el mantener los cristales limpios puede parecer un trabajo sencillo que no requiere más que un pequeño espacio de tiempo, pero no siempre es fácil que el resultado sea el esperado y ni mucho menos, que éste dure más allá de unas pocas horas. ¿Estamos usando el producto adecuado?, ¿Por qué quedan restos de pelusa incluso con un paño nuevo?, ¿Podemos alargar el acabado en nuestros cristales limpios?

Para resolver estas y otras dudas, apunta los trucos que te traemos:

Trucos para limpiar los cristales

Mejores Prácticas en la Limpieza de Cristales:

Limpiar los Cristales en días nublados:

No recomendamos limpiar los cristales de tu negocio en días soleados ni en las horas de mayor calor o incidencia de los rayos de sol. El calor seca antes de tiempo el líquido limpia cristales, que es muy volátil y a bien seguro quedarán restos cuando mires a contraluz.

El Producto Limpia Cristales:

Aunque los productos específicos que venden en los supermercados y grandes superfícies brindan unos magníficos resultados, también puedes utilizar productos multiusos o multisuperfícies pues su composición es prácticamente la misma y ahorrarás al tener que comprar menos productos. Si aún así, prefieres ahorrar un poco más sin escatimar en eficacia, te recomendamos que tu misma te prepares la mezcla de producto para limpiar cristales: En un bote con pulverizador mezcla agua de grifo, un poco de amoníaco, un chorro de jabón lavavajillas y una taza de alcohol del tipo de quemar. Esta mezcla te esperará siempre preparada para ayudarte a eleminar la grasa y restos de suciedad que ensucian tus cristales. Una solución con la mejor relación calidad/precio.

¿Paños de Algodón o Papel? 

Aunque siempre se ha recomendado utilizar un paño de algodón o papel de celulosa, verás que siempre queda un pequeño rastro de ellos en forma de pelusa adherida a tus cristales. Para remediar esta situación, te recomendamos utilizar papel de periódico, una solución tan práctica como sencilla, que hasta que no la pruebas no crees en sus resultados. Por increíble que parezca, la tinta del periódico no manchará los cristales, y su ausencia de fibras hará que los vidrios luzcan secos y libres de pelusas al momento. En éste apartado, la solución profesional sería el contar con un set de esponja para enjuagar y una espátula o rasqueta de goma para escurrir el cristal. Con ello conseguiríamos el mejor resultado en un tiempo récord.

De arriba a abajo:

Esto es como enjuagarse en la ducha, de arriba para abajo. Para optimizar nuestro trabajo y evitar ensuciar por ya dónde habíamos dejado los cristales limpios, vamos a acometer siempre el trabajo desde arriba hacia abajo. De esta manera, en mucho menos tiempo y gastando menos cantidad de productos de limpieza, tendremos los cristales relucientes.

No olvidemos el marco:

Todo cristal viene sujeto a un marco para sustentarse. No olvidemos la limpieza de los marcos que pudieran hacer que la limpieza no quedara bien terminada. Tendremos que estar atentos a la naturaleza del material con que están construídos y aplicar el productos de la forma correcta para conseguir el mejor resultado.

Persianas y toldos al rescate:

Cuando sospechemos que va a llover, aunque solo sean 4 gotas, o cuando esté acechando por la esquina un fuerte vendaval, ayudémonos de persianas y toldos para proteger nuestros cristales limpios. Unos instantes de prevención para que no se ensucien los cristales pueden ahorrarnos horas invertidas en su limpieza activa. Asimismo, con el paso de los días, es conveniente no dejar que acumulen suciedad o polvo que puede complicarnos la tarea el día que decidamos ir a por ella. Un plan de limpieza y mantenimiento durante la semana será lo más indicado para el correcto mantenimiento de los cristales en perfectas condiciones.

Valora esta entrada: