Lejía o Amoníaco, cual es mejor para desinfectar?




Muchas veces, antes de empezar con los trabajos de limpieza general o en lugares especialmente delicados como pueden ser las cocinas nos surge la siguiente pregunta: Lejía o Amoníaco, cual es mejor para desinfectar? Con este artículo te queremos mostrar las características y diferencias, para que antes de acometer cualquier trabajo de limpieza profesional tengas claro el porqué de utilizar uno u otro producto.

el amoniaco desinfecta




En esta entrada trataremos los temas siguientes:

– Las propiedades de la Lejía y del Amoníaco

– Es el Amoníaco un buen desinfectante?

– Basta sólo con Lejía para una limpieza perfecta?

El peligro de mezclar ambos productos

Quieres saber si el Amoniaco Desinfecta?




La lejía y el amoníaco son viejos conocidos de entre nuestros productos de limpieza para el baño, pero aún así a veces tenemos dudas de cuál es el más idóneo para cada uso. ¿Son igual de desinfectantes?¿Cuál de ellos tiene propiedades de limpieza más potentes? ¿Tienen la misma eficacia en todas las áreas y para distintos tipos de suciedades?

Diferencias entre la Lejía y el Amoníaco

El Amoníaco es hidróxido de amonio, es incoloro y tiene un olor penetrante. Actúa como un potente desengrasante y resulta ideal para cocinas y suelos, ya que elimina de forma efectiva la grasa. También resulta eficaz a la hora de combatir manchas difíciles en los tejidos, tanto en tapicerías como alfombras. No decolora ni deteriora los tejidos. También sirve para eliminar las manchas de grasa de la colada cuando se aplica en el cajetín del detergente.  Otro uso del amoníaco, es el de limpiar cristales y espejos, porque deja un acabado brillante.

Lejía o AmoníacoLa lejía es hipoclorito sódico (cloro). Desprende un olor fuerte característico. Es desinfectante y actúa como bactericida. La lejía ejerce como blanqueador y oxidante, por lo que se debe tener en cuenta que puede decolorar tejidos y materiales, hay que tener mucho cuidado durante su empleo. Es apropiada para la desinfección de inodoros, bañeras, lavabos y suelos que lo requieran. Debido a su acción blanqueante, también puede usarse para blanquear tejidos o utensilios de cocina, aplicándola en mezclas en una proporción muy diluida. También puede utilizarse combinada con un detergente adecuado, en lavadoras de ropa blanca, aunque su uso prolongado y repetitivo puede deteriorar los tejidos.

Como acabamos de explicar, debemos tener claro que el amoníaco no desinfecta, o por lo menos, no tan bien como la lejía. Es por ello que utilizaremos el amoníaco en trabajos de limpieza donde la mayor parte sea blanquear los tejidos o superfícies a tratar y la lejía será para dar una fuerte desinfección a estas superfícies como pueden ser las zonas de lavabos y baños o cocinas.

Cómo deben usarse

Cuando utilizamos cualquiera de estos dos productos líquidos durante nuestros trabajos de limpieza, debemos ventilar suficientemente las estancias, para que no se produzca una acumulación de gases que perjudique nuestra salud. Ambos deben aplicarse reducidos en agua y nunca deben interaccionar. Debemos tener en cuenta que hay limpiasuelos y detergentes que incorporan lejía a su composición y que por lo tanto reaccionarían al mezclarse con el amoníaco. Es de suma importancia leer la composición de nuestros productos de limpieza, antes de usarlos. En el mercado existen varias marcas de confianza que se encargan de la fabricación y comercialización de estos productos.

Lejía o Amoníaco ¿Cuál es mejor?No es recomendado el uso de amoníaco en superficies enceradas y barnizadas, porque puede dañarlas. La lejía puede oxidar piezas cromadas o metálicas y deteriorar revestimientos cerámicos, por lo que tampoco se aconseja su uso en dichos materiales. Cuando debemos limpiar lugares públicos o estancias donde circula mucha gente: oficinas, restaurantes, comunidades de vecinos, etc. es necesario realizar un planning con el tiempo y productos que dedicaremos a estos trabajos. Este tipo de emplazamientos presentan el requisito de estar muy limpios y ordenados, por lo tanto requieren una serie de cuidados habituales. La limpieza debe efectuarse de forma continuada y evitar la acumulación de bacterias y suciedad. También debemos tener en cuenta el agua que utilizaremos durante las tareas de limpieza, existen trucos para ahorrar agua y así no derrochar dinero innecesario y preservar este recurso tan preciado y escaso.

Qué sucede cuando se mezclan la lejía y el amoníaco




Cualquiera puede pensar que al mezclar el amoníaco y la lejía podríamos conseguir un nuevo producto que aglutinase las características de ambos productos y duplicase la potencia y efecto de limpieza. Sin embargo, no es así y esto no debe realizarse nunca porque resultaría peligroso para nuestra salud.

Lejía o amoníaco desinfectarAl combinar el hidróxido de amonio con el hipoclorito sódico, se produce una reacción química que da lugar a la aparición de un compuesto llamado cloramina (NH2Cl) y que se libera en forma de gas. Si inhalamos la cloramina esta entra en contacto con nuestro agua corporal y da lugar a efectos muy adversos en nuestro organismo: si la exposición es breve, se produce escozor de los ojos con lagrimeo, dolor de cabeza y escozor de garganta. Si la exposición es persistente pueden darse edema pulmonar e insuficiencia respiratoria.  En casos extremos de exposición puede producirse la muerte.

Recientemente, han surgido un gran número de personas que defienden que el uso de productos químicos como la lejía o el amoníaco es desaconsejado para realizar los trabajos de limpieza a causa de sus efectos sobre la salud y el medio ambiente. Hay alternativas como utilizar productos con biocidas, oxigen activo, bicarbonato, etc. ¿Creéis que estos productos son igual de eficientes que la lejía y el amoníaco? ¿Son igual de rentables en establecimientos de grandes superficies que ofrecen un servicio al público?

El Canal Horeca Empieza la Recuperación

El canal Horeca, que incluye hoteles, restaurants y catering, lidera la restauración del consumo fuera del hogar a lo largo del verano, merced a la mejora del consumo y al gasto efectuado en bebidas y snacks, ámbito que empezó su restauración en dos mil quince, conforme el informe ‘El campo ‘out of home’ en 2015′, elaborado por la asesora Kantar Worldpanel.

Recuperación del Sector Horeca en 2015

Concretamente, los datos reflejan que en el tercer trimestre de dos mil quince se efectuaron un dos,  5 por ciento más de consumiciones de bebidas y snacks en locales de restauración, lo que ha tolerado a este canal medrar un 0,6 por ciento en valor entre enero y noviembre.

hosteleria recuperación consumoPor otra parte, la restauración del canal Horeca ha desenlace clave para estabilizar la caída que venía arrastrando el conjunto del campo ‘fuera de hogar’ en los últimos tiempos, debido a la crisis económica que provocó que los usuarios no hiciesen en gasto en restoranes y bares.

La ‘out of home ámbito director’ de Kantar Worldpanel, Edurne Uranga, ha recordado que tras “años bien difíciles” para la restauración, “el caluroso verano ha sido el revulsivo terminante para animar a los españoles a salir”. “La restauración del campo ha comenzado por una incremento en la afluencia a los establecimientos y ahora el reto para la industria va a ser aprovechar mejor esas visitas y extenderlas al resto de canales”, ha señalado.

El informe muestra que los españoles han salido de nuevo a lo largo del tercer trimestre: de treinta y ocho ocasiones en dos mil catorce a las treinta y nueve registradas en dos mil quince. No obstante, han mantenido el número de consumiciones y el gasto efectuado en todos y cada ocasión (dos,4 consumiciones y tres,8 euros en todos y cada salida).

En el último trimestre de dos mil quince se han efectuado un 2,5 por ciento más de consumición de bebidas y comidas en locales. La hostelería y la restauración lideran la restauración del consumo fuera del hogar.

Recuperación en el Consumo de Productos de Hostelería

Además de esto, han variado más los productos para hostelería consumidos, de forma que casi todos han mejorado su tendencia. Sin embargo, las altas temperaturas han propiciado que medren sobre todo aquellos más socios a luchar el calor como el agua, los helados o bien la cerveza.

Asimismo han impulsado la restauración del mercado los seniors, adultos mayores de cincuenta años, que han elevado su gasto en un ocho,5 por ciento a lo largo de los meses estivales. “El canal horeca está muy apalancado en un perfil senior. Prácticamente la mitad del consumo fuera del hogar lo efectúan mayores de cincuenta años, con lo que la evolución de estos usuarios y la del canal están íntimamente ligadas”, ha explicado.

De este modo, ni el canal impulso, que abarca a máquinas de vending, heladerías, panaderías, reposterías y kioskos, ni el canal activo como productos comprados en hipermercados, supermercados, discounters y consumidos ya antes de llegar a casa, aprovechan este desarrollo y registran caídas del 1 por ciento y del 1,9 por ciento , respectivamente entre enero y septiembre de dos mil quince.

“El canal Horeca es el sitio más escogido por los españoles cuando consumen bebidas y snacks fuera de casa, al que destinan el setenta y uno por ciento del gasto, de ahí su papel clave en el desarrollo de todo el ámbito. A fin de que el canal impulso y el activo puedan capitalizar asimismo esa restauración a lo largo de dos mil dieciseis, les es esencial comprender el instante de consumo”, ha resumido Uranga.

Trucos para Limpiar los Cristales

Trucos Limpiar Cristales

Trucos para Limpiar los Cristales y su mantenimiento por más tiempo.

Todas las épocas de año son malas para mantener las cristalerías de nuestra casa o negocio en perfecto estado. En verano se acumula el polvo con facilidad y durante el otoño e invierno, las sucesivas lluvias nos dejan las superficies de las ventanas marcadas a la mínima lluvia que cae del cielo. Es por esto que hoy te traemos un sencillo listado de trucos para que mantengas siempre una perfecta limpieza en tus cristales.

Trucos Básicos para Limpiar los Cristales

La limpieza y pulcritud en las cristaleras marca, sin ninguna duda, la diferencia entre un local donde la dirección se preocupa por mantener un perfecto servicio hacia sus clientes y aquél que despreocupa uno de tantos detalles que puden derivar en una pésima experiencia. Unas marcas de gotas de agua se pueden perdonar a cualquiera si sabemos que ha estado haciendo mal tiempo en los últimos días, pero hay manchas y restos de suciedad en algunos cristales que denotan una total desidia de los propietarios por mantener su establecimiento en buenas condiciones.

En principio, el mantener los cristales limpios puede parecer un trabajo sencillo que no requiere más que un pequeño espacio de tiempo, pero no siempre es fácil que el resultado sea el esperado y ni mucho menos, que éste dure más allá de unas pocas horas. ¿Estamos usando el producto adecuado?, ¿Por qué quedan restos de pelusa incluso con un paño nuevo?, ¿Podemos alargar el acabado en nuestros cristales limpios?

Para resolver estas y otras dudas, apunta los trucos que te traemos:

Trucos para limpiar los cristales

Mejores Prácticas en la Limpieza de Cristales:

Limpiar los Cristales en días nublados:

No recomendamos limpiar los cristales de tu negocio en días soleados ni en las horas de mayor calor o incidencia de los rayos de sol. El calor seca antes de tiempo el líquido limpia cristales, que es muy volátil y a bien seguro quedarán restos cuando mires a contraluz.

El Producto Limpia Cristales:

Aunque los productos específicos que venden en los supermercados y grandes superfícies brindan unos magníficos resultados, también puedes utilizar productos multiusos o multisuperfícies pues su composición es prácticamente la misma y ahorrarás al tener que comprar menos productos. Si aún así, prefieres ahorrar un poco más sin escatimar en eficacia, te recomendamos que tu misma te prepares la mezcla de producto para limpiar cristales: En un bote con pulverizador mezcla agua de grifo, un poco de amoníaco, un chorro de jabón lavavajillas y una taza de alcohol del tipo de quemar. Esta mezcla te esperará siempre preparada para ayudarte a eleminar la grasa y restos de suciedad que ensucian tus cristales. Una solución con la mejor relación calidad/precio.

¿Paños de Algodón o Papel? 

Aunque siempre se ha recomendado utilizar un paño de algodón o papel de celulosa, verás que siempre queda un pequeño rastro de ellos en forma de pelusa adherida a tus cristales. Para remediar esta situación, te recomendamos utilizar papel de periódico, una solución tan práctica como sencilla, que hasta que no la pruebas no crees en sus resultados. Por increíble que parezca, la tinta del periódico no manchará los cristales, y su ausencia de fibras hará que los vidrios luzcan secos y libres de pelusas al momento. En éste apartado, la solución profesional sería el contar con un set de esponja para enjuagar y una espátula o rasqueta de goma para escurrir el cristal. Con ello conseguiríamos el mejor resultado en un tiempo récord.

De arriba a abajo:

Esto es como enjuagarse en la ducha, de arriba para abajo. Para optimizar nuestro trabajo y evitar ensuciar por ya dónde habíamos dejado los cristales limpios, vamos a acometer siempre el trabajo desde arriba hacia abajo. De esta manera, en mucho menos tiempo y gastando menos cantidad de productos de limpieza, tendremos los cristales relucientes.

No olvidemos el marco:

Todo cristal viene sujeto a un marco para sustentarse. No olvidemos la limpieza de los marcos que pudieran hacer que la limpieza no quedara bien terminada. Tendremos que estar atentos a la naturaleza del material con que están construídos y aplicar el productos de la forma correcta para conseguir el mejor resultado.

Persianas y toldos al rescate:

Cuando sospechemos que va a llover, aunque solo sean 4 gotas, o cuando esté acechando por la esquina un fuerte vendaval, ayudémonos de persianas y toldos para proteger nuestros cristales limpios. Unos instantes de prevención para que no se ensucien los cristales pueden ahorrarnos horas invertidas en su limpieza activa. Asimismo, con el paso de los días, es conveniente no dejar que acumulen suciedad o polvo que puede complicarnos la tarea el día que decidamos ir a por ella. Un plan de limpieza y mantenimiento durante la semana será lo más indicado para el correcto mantenimiento de los cristales en perfectas condiciones.